martes, 15 de abril de 2014

Como puedes mirarte al espejo?? Jaja

Hoy uno de mis amigos se enteró de que soy escort y no podéis imaginar que drama montó. Como puedes hacer esto? Una chica como tu? Cómo puedes mirarte al espejo?
Como puedo mirarme al espejo?? En serio? Jaja cómo sí fuera una criminal. 
Estuve dos horas intentando explicarle que me gusta y que de verdad estoy súper bien, y aún así, no acaba de entenderlo. 
Una escort no hace nada malo, al contrario; cuando salgo de un encuentro tengo una sonrisa en la cara, y aún más la otra persona. 
Muchas veces me han comentado que un encuentro conmigo puede ser revelador, soy la buena chica que nunca te esperarías que pudieras hacer esto, y que deja en la cabeza un agradable recuerdo difícil de olvidar;) 
Y yo de cada encuentro salgo casi enamorada, la frase "me muero del amor" mis amigas la escuchan mucho salir de mi boca! No puedo decir que este sentimiento dura mucho, suele durar hasta el día después, al despertarme el día siguiente,si me lo acuerdo, pero ya no es lo mismo. 
Estar en este mundo te permite conocer a muchas personas interesantes, muchos diferentes perfiles; ganas experiencias y conocimientos (no me refiero al sexo ahora mismo jaja, aunque sea parte importante del contexto) , esto te permite crecer como persona, madurar y mantener tu mentalidad abierta. 
Creo que algún día tendré un muy buen recuerdo de estos años de escorting, es algo que si prefiero que no sepan todos los amigos, pero no por vergüenza, si no porque sería difícil hacer entender a cada uno como es la situación. 
Sé que muchas chicas no tienen la suerte que tengo yo, poder tener tarifas altas, poder decir que no, poder gastar el dinero únicamente en mi, poder elegir. Tengo mucha suerte y pienso disfrutar de estos últimos 2 años de universidad que me quedan:) luego ya tendré que aterrizar al mundo real��. 
Un besito a todos y feliz Semana Santa. ���� 
Vittoria 

miércoles, 26 de marzo de 2014

Nueva sesión de fotos





...La sesión completa  Aqui;) 
XoXo 
Vittoria  


martes, 18 de marzo de 2014

Las escorts


Una escort no es sólo un cuerpo bonito, es un conjunto de cualidades. 
Siempre más chicas están empezando a dedicarse a esto porque ven el escorting cómo una manera fácil de ganar dinero, pero no lo disfrutan de verdad. 
Una escort de verdad es elegante, pasa desapercibida en la calle, es la chica guapa que ves saliendo de la universidad, que nunca imaginarias que se dedica a intercambiar su compañía por una compensación económica. 
Con una escort se puede hablar de varios temas, son chicas cultas, que tienen planes futuros; saben crear una atmósfera especial, hacerte sentir cómodo y a gusto, y si, por su puesto conocen el arte del sexo, pero los demás conocimientos las distinguen de las prostitutas. 
Con una escort te puedes sentir como con una novia, sin tener ningún compromiso con ella, fuera de lo económico; no tendrás que llamarla el día después y ella no te llamará a ti. Se quedarán en tu cabeza unos momentos bonitos que podrás repetir siempre que tu quieras, tu tendrás el control en esto. La vida de muchos clientes es muy ocupada, y si pueden pagar por la compañía perfecta, porque no hacerlo. 
Hasta yo pensé un par de veces en contratar un acompañante masculino; pasar con alguien un rato agradable que pero después no se quiera quedar conmigo a dormir, o que no me llene el whatsapp el día siguiente. Si, un trato profesional aunque en el momento no lo parezca. 
Un beso a todos y que tengáis un buen día;) XoXo 
Vittoria 

martes, 25 de febrero de 2014

Compañía



La conexión que se puede tener con un hombre, la complicidad, reír juntos, el roce de mi piel contra la suya, la sonrisa que acaba con un beso que me lleva a imaginar el momento en el cual podrá estar dentro de mí. Pasión y diversión, esto es lo que busco en un encuentro; me encanta el contacto físico, poder tocar y besar a otra persona, darle placer y disfrutarlo.
No estamos hechos para estar solos, la compañía hace la vida mucho más divertida;)





domingo, 26 de enero de 2014

He vuelto;)

He llevado un tiempo desaparecida con el móvil muchas veces apagado, y tardando más de lo normal en contestar a los mails.
Esto es porque al final, intenté tener una historia de amor, de hecho la tuve. 
Era más de un año que no sentía este sentimiento tan bonito llamado amor, pero la diferencia de edad, estilo de vida y valores nos separó. 
Lo intenté, de verdad, pero aún no estoy lista para renunciar a mi libertad, a las experiencias y a las locuras de mi mundo. 
Soy una chica joven, con muchas ganas de vivir y experimentar; sentía como el compromiso me iba quitando libertad, algo muy importante para mi. 
Después de unos días triste he retomado las riendas de mi vida y me he reencontrado conmigo misma (la unión a otra persona hace que te pierdas) . 
Soy una chica feliz, llena de vida,  con muchos intereses y planes futuros. Me desvíe por un momento, tenía que vivirlo para no pensar algún día como podía haber sido. Pero ya he vuelto a lo que más me hace feliz, vivir como yo misma, abierta a los demás, al mundo, no encerrada en una relación.  
Vuelvo a mi felicidad constante, el amor esta siempre lleno de altos y bajos.
Parece ser que una vez al año, cada año, pase por esto;que suerte, hay gente que nunca lo experimentó y a mi me pasa cada año. 
El sentimiento nos recuerda que estamos vivos, que podemos sentir y que no estamos hechos solo de racionalidad; así que si tienes la oportunidad de vivirlo, hazlo. Pero, no tengas miedo de dejarlo si no te hace feliz, la vida es una, el tiempo pasa y hay que aprovecharlo al máximo;)

Un besito XoXo

Vittoria 

martes, 14 de enero de 2014

Mail


Hace dos semanas recibí un Mail muy bonito y quiero compartirlo con vosotros.


Querida "Vittoria", 

He estado releyendo tu artículo "Novia vs. Escort" y me ha parecido de lo más interesante: directo, sincero, tal cual, como una bocanada de aire fresco entre tanta hipocresía. 

Tu estilo denota Joie de Vivre, un cierto candor sonrosado que, como afirmas en algún otro lado, alegra la vida ;)

La mayoría de las  mujeres se encierran en convencionalismos, no creen en sí mismas, son dependientes y se atan a una falsa esperanza confiando en que esas cadenas les proporcionarán la felicidad. 

Sólo unas pocas se atreven a ser ellas mismas, a volar hacia lo alto y a vivir su vida sin importar el qué dirán, el cómo o el dónde. Son aves de bello plumaje, recubiertas por el brillo de la libertad. Vuelan a su libre albedrío, descansan en una rama, y vuelven a volar. Esa clase de ave del paraíso nunca debe ser enjaulada, porque su plumaje iridiscente perdería  la magia de la libertad, envuelta por el triste manto de la nostalgia y la tristeza infinita. 

Tu eres una de esas raras aves del paraíso. Nunca dejes que ningún hombre te enjaule, pues eso iría contra tu intrínseca naturaleza. Busca sólo aquel que sea tu rama, en la que puedas recogerte y acurrucarte, en la que encuentres descanso tras un largo vuelo y en la que renueves tu energía para echar de nuevo a volar más lejos si cabe...

No cambies nunca, sé fiel a ti misma y nunca te traicionarás.



martes, 26 de noviembre de 2013

Exclusividad

 
Esta tarde antes de ir a clase me cogí un tiempo para mirar en internet páginas de escorts. Parece ser, que hay más y que algunas bajaron su tarifa; tiene que ser difícil para un hombre elegir con esta variedad! Así que me pongo en el sitio del cliente y pienso ¿porque entre todas estas chicas que tienen una tarifa de 150/200 euro debería elegir Vittoria  que por una hora pide 300? 
Bueno, si yo estuviera a una tarifa de, ponemos 200 euro, podría pasarme buena parte del día en la cama y conceder mi cuerpo a muchos más hombres. 
No me quiero quemar, el escorting tiene que ser algo esporádico y no tiene que convertirse en mi vida diaria; también hay que decir que soy una chica de 21 años guapa e inteligente (jajaja esto suena muy presumido pero es verdad!) y tengo muchas cualidades que hacen  que las personas se encuentren muy agusto conmigo. 
Me lo paso bien en los encuentros, los disfruto mucho, si fueran rutina no sería lo mismo. 
Mi vida no se centra en esto, como la de muchas escorts; yo soy una universitaria de verdad (muchas no lo son aunque afirmen lo contrario), tengo varios interéses y aficiones, sin hablar de la vida social que me gusta mantener. 
Conmigo se puede tener una conversación, un trato cálido y especial. En el tiempo que estes conmigo  tendrás el trato de la novia perfecta en la cual me puedo convertir. 
Un besito XoXo 
Vittoria 




sábado, 23 de noviembre de 2013

Novia vs. Escort


En un año y medio en este mundo siempre tuve una regla, no mezclar mi vida profesional con mi vida personal.
Nunca me planeé salir con alguien que me conoció como Vittoria e introducirlo en mi vida, en mi normalidad.
Pero el mes pasado hice una excepción, después de un encuentro especial fui a cenar con esta persona, después otra vez y otra; acabamos saliendo juntos y le cogí cariño no sé si se puede decir que nos enamoramos, seguramente hemos llegado cerca a hacerlo.
Pero a esta moderna versión de la película Pretty Woman se presenta un problema: Me encanta igualmente trabajar. He pasado mucho tiempo en pensar que pasa conmigo, ¿cómo puedo estar tan bien con una persona, irme con otra y pasarlo igual de bien?
¿He nacido para ser escort? Según mi mejor amiga (Sandra, ex-escort) si, hay personas que solo lo hacen por dinero y otras como yo que también lo disfrutan.
Algún día, quiero una familia y tener un trabajo que me apasione (montar una empresa es uno de mis planes futuros), no quiero ser escort toda mi vida, esto lo tengo muy claro; pero en esta época de mi vida es lo que me gusta y me hace feliz, no me veo ahora mismo siendo solamente una novia y una estudiante universitaria, faltaría algo en mi vida y esto no me haría feliz.

Así, que tuve que elegir, no se puede ser novia y escort (hay chicas que lo hacen, pero acaban trabajando mal y teniendo una relación infeliz), yo elegí seguir con mi vida, que ahora mismo va muy bien siendo también Vittoria. 

domingo, 13 de octubre de 2013

Otoño


Se acabaron las vacaciones, empezaron las clases y en Barcelona  está empezando a hacer frío... Hecho de menos el verano:/

...pero con el frío apetece más estar en la cama;)

Un besito a todos y feliz fin de semana 



jueves, 11 de julio de 2013

Lo que más me apetece ahora


En Barcelona, no parece parar de llover, así que estoy en casa, muy aburrida.

Quiero una playa donde no haya nadie, solo yo la arena, el sol, el mar, y también un mojito.

Si, una playa desierta o casi, o un barco en el medio del mar; Mis vacaciones ideales no son en Ibiza, demasiada gente, aunque en Ibiza hay pequeños lugares escondidos muy bonitos.

Soy muy buena en las relaciones sociales, hago amigos con facilidad, tengo temas de conversación, y me gusta ser el ánimo de las fiestas. Por esto vivo en Barcelona, pero a veces siento la necesidad de ir a algún sitio más tranquilo, y la verdad es que también me gustaría ir acompañada.

Puede parecer un poco extraño, pero disfruto mucho teniendo encuentros como escort; tengo la oportunidad de conocer personas que probablemente no encontraría en mis círculos de amistades. He conocido hombres increíblemente amables, tengo recuerdos muy bonitos.

Imagínate que vas a desayunar al bar de siempre, cerca de tu despacho y encuentras un chica, muy bonita que vino de visita en Barcelona. Ella se acerca y te pregunta una información, tenéis una pequeña conversación y al final ella se despide dándote las gracias y sonriéndote. Esto breve encuentro hace sí que vayas al trabajo más feliz. Sabes que probablemente no vas a rencontrar esta chica y que tampoco va a ser la mujer de tu vida, pero te alegró el día, de camino al despacho te sientes feliz, sonríes.

Así me siento yo después de un encuentro, el sexo libera endorfinas, sube la autoestima y reduce el estrés. Puedo vivir más feliz y abierta a los demás, mucho más amable.

Los encuentros de breve duración te permiten ver solo lo bueno de la otra persona, al contrario de las relaciones largas.

En mi vida personal no he tenido muchas relaciones largas, me gustan las emociones, y con el tiempo, infortunadamente, suelen desaparecer y transformarse en monotonía.

Así que si algún día sientes que necesitas una carga de energía y vitalidad puedes comprobar mi teoría;)

Bueno, vuelvo a los buscadores de ofertas de viajes, a ver que encuentro. Un besito

domingo, 7 de julio de 2013

viernes, 14 de junio de 2013

Un poco más sobre mí


Hace algunos meses que tengo mi propia página web, pero nunca escribí un post. Esta noche estoy inspirada, así que os contaré un poco más sobre mí.

Nunca podrías pensar de mí que soy escort. Voy a la universidad, salgo con mis amigas, saco a pasear los perros, de vez en cuando voy a jugar al tenis o a montar a caballo, paso noches despierta estudiando para un examen o preparando un proyecto, y cuando puedo viajo... Tengo una vida muy activa y ocupada pero como la que puede tener cualquier otra estudiante que no se dedique a esto.

¿Cómo decidí ser escort? De casualidad, conocí a una chica que quedaba con un hombre una vez a la semana, y él le pagaba el alquiler de un bonito piso y le daba 2000 euros al mes para cubrir sus gastos personales. Yo en aquel momento estaba buscando algún pequeño trabajo como baby-sitter o intérprete para pagarme algunos extras sin tener que pedir todo a mis padres. Pero la verdad es que no encontré mucho, así que un día pregunté a mi amiga qué como encontró este hombre tan amable y generoso, y me dijo que buscando trabajo como secretaria “personal” y que al final se convirtió en amante.

Empecé a buscar lo mismo, pero ninguna de las ofertas recibidas me convenció, así que descarté esa opción. Dos meses después, de fiesta conocí a una chica y nos hicimos amigas, y un día tomando un café me confesó que ella era escort. Yo me quedé sorprendida, nunca había conocido una, ya que en Italia el mundo de las escorts está más escondido. En poco tiempo, visto mi interés y mentalidad abierta, ella me propuso ir a una cita con un chico inglés a la que ella no podía atender porque estaba de viaje con uno de sus clientes fijos. Nunca había considerado esta opción, siempre he sido una chica de relaciones largas más que de rollos de una noche.

Al final acepté la cita, y no me arrepiento de ello. Fue una experiencia muy buena, el chico me encantó, 38 años (nunca antes había estado con alguien de esta edad) economista, muy inteligente y simpático. Fuimos a cenar y a la primera copa de Chardonnay, me sentía muy a gusto y mi timidez ya había desaparecido. Después me preguntó si quería continuar la cita y que si no, podía irme con el sobre sin devolverle nada. Pero realmente estaba muy cómoda con él y decidí ir subir a su habitación, me apetecía y tenía mucha curiosidad… Una hora después, salí de la habitación con una sonrisa de oreja a oreja y con 500 euros, pero lo más gratificante es que me lo había pasado genial. No pudiera haber tenido una primera experiencia mejor, así que decidí informarme más sobre este mundo y contactar con agencias de escorts.

Solo colaboré con dos agencias, me gustaba el hecho de no tener que contestar a llamadas, a veces inoportunas, de tener un encuentro planeado y alguien que siempre confirma que todo esté bien. Pero le encontraba un gran inconveniente, y es que no habiendo hablado antes con el cliente es un encuentro completamente a ciegas, sumado a que las agencias te ofrecen muy pocos o ningunos detalles antes de la cita. Con suerte nunca tuve malas experiencias pero llegaba a los encuentros un poco preocupada más que curiosa.

Me di cuenta que era mucho mejor ser independiente, pero aun así contraté una secretaria que atendiera las llamadas. A lo mejor alguien tuvo el placer de hablar con ella, Jennifer, una chica muy amable. Pero ahora he decidido atender yo mi móvil, porque por cuanto Jennifer podía hacerme de filtro, nadie recibe las vibraciones como yo. Además, imagino que también para ti es más confiable escuchar mi voz, hablar conmigo directamente, sin trámites.

Aun así, yo no acepto quedar con todos, porque algunos no buscan mi perfil de chica. Para cada escort hay un tipo de cliente y para cada cliente hay un tipo de escort. Tengo una mentalidad muy abierta, respeto todas las opiniones aunque no todas las comparto. Si tienes una fantasía, me la puedes contar, no juzgo a nadie, aunque quizá te diga que no soy la más adecuada para realizarla, pero la ventaja es que seguramente podré aconsejarte otra chica.

Si tuviera que describirme a mí misma, diría que soy una chica natural y simpática, con belleza no solamente exterior, sino también interior, que odia las relaciones frías y mecánicas. Me gusta hablar y escuchar, conocer un poco a la persona con quien probablemente después tendré contacto íntimo, y así conseguir crear un ambiente más cálido y especial. Además, soy una persona muy alegre, en paz consigo misma y abierta a conocer siempre nuevas personas porque de cada una hay algo que aprender.

La discreción es una prioridad. He tenido el placer de conocer personas muy importantes y conocidas, también a nivel público, pero lo que ha pasado entre nosotros se queda entre nosotros. Yo no quiero ser conocida como escort, también porque no tengo nada que ver con casi todas las demás chicas de compañía de Barcelona.

El dinero es importante, pero no compra la felicidad, y mi felicidad es lo primero, así que nunca me obligaría a hacer algo que no me guste solo por dinero. Tengo encuentros porque quiero, no me obliga nadie ni ninguna necesidad. El dinero que gano lo gasto en caprichos y la mayor parte en viajes, me encanta viajar. Estas condiciones, sin obligaciones, hacen que vaya a los encuentros con gana, feliz y segura, porque de verdad me apetece conocer la persona.

He conocido muchos más chicos y hombres interesantes como escort que en mi esfera personal. La mayoría tienen entre 25 y 40 años, y hemos tenido encuentros increíblemente agradables para ambos. Muchos repiten y se han convertidos en personas de confianza a las que siempre es un placer volver ver, les cojo cariño, pero sin sobrepasar los límites de la discrecionalidad y respetando su esfera privada.

Cuando empecé en este mundo, me quedaba un poco triste si después un encuentro mágico no volvía a tener noticias de la otra persona. Pero con el tiempo he entendido que no se puede tener la certeza de que un plato es tu favorito si no has probado otros. A veces me llaman personas que vi en el pasado cuando trabajaba con agencia y que me han estado buscando por otras páginas para encontrarme. Esto hace sentir una especial ilusión y aún más especial es el reencuentro.

Te estarás preguntando entonces cuanto tiempo llevo dedicándome a esto. Siendo sincera, un año o poco más, pero a intervalos irregulares.  Los primeros 6 meses solo tenía un encuentro o dos al mes y con el dinero ganado me iba de vacaciones. Después, ya empezada la universidad mi posibilidad de viajar se ha reducido por la asistencia obligatoria a las clases, pero igualmente cada vez que puedo intento escaparme aunque solo sea un fin de semana. Estoy ya planeando y ahorrando por mis vacaciones de verano;) 


De todas maneras, en un mes hago un máximo de 6 encuentros, casi nunca tengo más de un encuentro a la semana. ¿Podría ganar más? Seguramente, he conocido escorts que ganan más de 8-10 mil euros al mes, y hasta 17mil euros al mes. Pero ganar este dinero no le sale gratis, y no de pocos hombres.

Para estar cómoda conmigo misma y feliz, tengo que respetarme y poner mis límites. El escorting tiene que ser algo esporádico que no coja el control de mi vida. La obsesión de ganar dinero puede llevar a las personas a estar muy mal, por eso para mí tiene más valor conservar mi paz interior intacta que las cosas materiales. Una misma es únicamente lo que guarda dentro de sí y hace sentir a los demás.

Si te ha gustado leer mi historia, y quisieras tener un encuentro conmigo no dudes en contactarme.